Fabricació ceràmica rústica

 

PROCESO DE FABRICACIÓN DE LA CERÁMICA RUSTICA

MATERIA PRIMA






Nuestra materia prima del extraemos nosotros mismos, Así es más económico el coste de producción de nuestros productos. 
A través de una excavadora sacamos la tierra y las cribamos a una de los dos cribas que tenemos instaladas.(foto central)

 Porque tenemos dos cribas? 
En  uno, la tierra es más fina mientras que el Otro el grano es más grueso.



      Charca para hacer piezas delicadas

Después de llenar la turba, procedemos a hacer la mezcla de AGUA y TIERRA para posteriormente llenar las cajas y transportarlas al lugar donde estamos realizando las diferentes piezas.


FABRICACIÓN DE CERÁMICA RÚSTICA





Llenamos el molde con la arcilla, le damos la vuelta para des moldar en el suelo y con la madera o la plancha de hierro que llevamos en la parte inferior, le hacemos un pase para que la pieza quede lisa.



A tierra pasarán unos días, antes de recoger, siempre dependerá de la temperatura que haga en aquella época.


Secado de la cerámica rustica

  • ASSECAR2
  • ASSECAR1
  • RASILLAS
  • RAJOLES2

Nuestro sistema de secado es al natural, ya que para que se seque la obra, aprovechamos algunos de los fenómenos naturales como el sol y el aire.

El calor que sale del horno también ayuda ir más rápido el secado de nuestra cerámica rústica.


Procedemos a hornear y cocer

El horno principal tiene una distancia de unos 50 metros con una capacidad de 30.000 ladrillos, mientras que el segundo horno tiene una capacidad de 3.000.

Estos hornos tienen dos niveles; la parte inferior entramos la obra y en la parte superior es donde tenemos los tapones donde introducimos carbón o leña. La temperatura de cocción es de 900º y el tiempo dependerá del grosor de la obra y del color que quiera el cliente, si el vuelo más rojo estará menos tiempo, en cambio si el vuelo más blanco estará más horas.




Ya la tenemos cocida




A las 24 horas de haber terminado de cocer empezamos a destapar los primeros tapones, para que pase el aire justo para empezar el día siguiente a sacar la obra. (Si abriéramos todos los tapones, entraría demasiado aire, y se podrían romper las piezas).

Utilizamos dos tipos de pales para empaquetar la cerámica, donde los protegemos con fleje y en algunos casos rodeados con plásticos.